¿QUÉ SON LAS INTERVENCIONES ASISTIDAS CON ANIMALES?

GOSFRIENDS COLABORA EN LOS TALLERES EMOTICAT

Como psicóloga trabajando con personas, y  el amor hacia los animales, fue lo que me llevó a unir estas dos pasiones en mi trabajo, complementando mis estudios como técnica en Intervención Asistida con Animales.

De este modo nació el proyecto “Gosfriends” de Intervenciones Asistidas con perros, donde el perro es el eje motivador, enfatizando el vínculo que predomina entre un humano y un animal, esa estrecha relación dinámica que se observa a la hora de trabajar con ellos.

El equipo Gosfriends junto a la presencia de Lucy, colabora con un enfoque innovador en los talleres en Educación Emocional de Emoticat.

¿Qué son las  Intervenciones Asistidas con Animales (IAA)?

Las IAA son programas complementarios, donde mediante la participación de animales, en nuestro caso el perro, se efectúan intervenciones de carácter educativo o terapéutico con la finalidad de fomentar el funcionamiento emocional, social, educacional y/o cognitivo del ser humano.

Las IAA engloban: la Terapia Asistida con Animales (TAA) y la Educación asistida con Animales (EAA).

Educación Asistida con Animales (EAA)

La EAA, favorece el aprendizaje de una manera innovadora, donde el perro, es el medio, el motivador, para nuevos descubrimientos y adquisición de nuevos conocimientos.

Terapia Asistida con Animales (TAA)

La TAA, sería una terapia alternativa y complementaria, a las terapias tradicionales que se llevan a cabo .Lo que se intenta con este tipo de terapias es trabajar objetivos que de manera tradicional cuestan mas adquirir. Es a través del juego con el perro y el vinculo que se crea con el,  que conseguiremos trabajar aspectos físicos, cognitivos, emocionales, sociales. Su abordaje puede ser de forma grupal o individual.

Actividades Asistidas con Animales (AAA)

Son aquellas que intervienen los animales, proporcionando benefi

cios educativos y/o recreativos, motivacionales, con el propósito de mejorar la calidad de vida.

¿Cómo trabajamos en las AAA?

En primer lugar a través de los VÍNCULOS.

Cuando hablamos de vínculo nos referimos a una interacción dinámica y afectiva con un individuo único.

En cuanto al vínculo humano-animal es un lazo especial en el que se manifiestan los beneficios que se establecen en esta  interacción vincular a través de los comportamientos. Cuando hablamos de vínculo hacemos referencia a todos los animales, es el perro el que hacemos mayor énfasis, ya que se establecen relaciones afectivas intensas. De los animales, el perro tiene una forma de aceptar a las personas sin etiquetar, juzgar ni cualificar. La interacción lúdica que tiene un niño/a, un adulto con un perro es fuente de relajación y calma. Mediante el tacto, como acariciar al perro, peinarlo, trabajamos la relajación con la persona y sus emociones.  Es  por esta razón que me gustaría citar la frase de Ben Williams cuando menciona: “No existe mejor psiquiatra en el mundo que un cachorro lamiendo tu cara”.

Otro aspecto es mediante el JUEGO y ACTIVIDADES PLANIFICADAS.

En cuanto al juego podríamos mencionarlo como una herramienta primordial para comprender y trabajar con los niños /as y otros colectivos. El mismo, conecta el mundo de las fantasías al servicio de la realidad y su enlace como experiencia cultural. También supone confianza y compromete al cuerpo, como esencialmente satisfactorio y facilita la capacidad para contener experiencias.

Es a través de actividades planificadas y el jugar con el perro, donde se despliega un mundo de creatividad e imaginación por parte de las personas que interactúan con el animal. El perro no juzga y ofrece amor incondicional, dos puntos importantes para comprender el vínculo que se establece entre niños/as, tercera edad, niños/as con necesidades diferentes, y animales.

Mediante diferentes actividades, jugando con el perro permite desarrollar experiencias por ejemplos táctiles, su contacto físico, mimos, caricias, aportando seguridad en si mismos y en las relaciones con los demás.

Es por esta razón que el perro no necesita hablar para hacerse entender, porque su discurso esta a nivel del olfato, de la piel, del contacto, de su percepción sin perjuicios y esteriotipos.

La empatía con el perro, es otro factor importante para este vínculo, la mayoría de los niños/as se identifica con los animales. Más fácil es enseñar a un niño a sentir empatía por un animal que por un humano. Todo esto es porque es más fácil determinar los sentimientos de un animal a través del lenguaje de su cuerpo, movimientos, que los de una persona.

Desde lo emocional, la presencia del perro abre camino frente a una resistencia por ejemplo en una sesión terapéutica. El colectivo generalmente proyectará sus sentimientos y experiencias hacia el animal. El perro por otro lado no necesita hablar.

Son muchos los beneficios que se engloban mediante este tipo de intervenciones. Algunos de ellos son:

Nivel emocional:

  • Favorece la autoestima.
  • Disminuye la ansiedad.
  • Favorece la relajación, la respiración.
  • Ayuda en la interacción del vínculo afectivo con otras personas y animales.
  • El perro favorece la implicación e iniciativa en la interacción con cada usuario.
  • Motivación: el perro es algo motivador, novedoso, dinamizador. Actúa como facilitador social, aumenta la motivación factor fundamental en el momento de aprendizaje.
  • Facilita la socialización.
  • Mejora la autonomía y estado de ánimo.
  • Mejora la empatía con los otros.

Nivel cognitivo:

  • Fomenta la concentración, atención, estimulación.
  • La presencia de un animal generalmente mantiene y centra la atención de los usuarios. El perro como fuente de estimulación multisensorial.
  • La motivación con el perro ayuda a ejercitar la memoria de corto y largo plazo.
  • Ayuda a mejorar habilidades de alfabetización.
  • Ayuda a mejorar trastornos en el habla.
  • Mejora la comunicación verbal y no verbal.
  • Desarrollo del lenguaje y amplia el vocabulario.
  • El perro favorece la implicación e iniciativa en niños/as.
  • Motivación: el perro es algo motivador, novedoso, dinamizador. Actúa como facilitador social, aumenta la motivación factor fundamental en el momento de aprendizaje.
  • Ayuda a mejorar trastornos en el habla.

Nivel psicomotor:

  • Mejora la motricidad fina gracias a movimientos como: cepillar, dar de comer al perro, acariciar.
  • Mejora el fortalecimiento de músculos y destrezas motrices.
  • Mejora la coordinación y favorece el incremento de fuerza muscular.

Nivel físico:

  • Reducción de ansiedad.
  • Reducción de estrés.
  • Disminución del dolor físico y motivación para realizar movimientos, relajación, percepción y control del cuerpo,

Nivel educativo:

  • Mediante estrategias lúdicos-didácticas, la presencia del perro genera una mayor participación de los usuarios.
  • Se respetan los tiempos de espera motivando la responsabilidad.
  • Adquisición de nuevas habilidades y cocimientos.
  • Se practica y se vivencia lo aprendido.
  • Favorece la estimulación multisensorial mejorando la concentración, atención, estimulación y aprendizaje. Al mismo tiempo la presencia del perro estimula las funciones multisensoriales evitando la monotonía y fomentando la motivación e incentivando la interacción entre los usuarios.

Nivel social:

  • Estimula la participación, comunicación, respeto y trabajo en equipo.
  • Promueve el respeto a nivel grupal y cooperación.
  • Fomenta conductas creativas, de iniciativa, imaginativas y exploratorias.
  • Facilita la interacción social ya que al ser el elemento motivador de interés facilita la interacción con, los demás.
  • El perro como facilitador social, aumenta la motivación factor fundamental en todos los ámbitos.

 

Lorena Burgueño – Psicóloga entrenadora especialista en IAA

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *